9 de octubre de 2008

Free - Fire & Water (1970)


LA INVASIÓN BRITÁNICA DEL R&B

La banda Free es una de las principales representantes, junto con Led Zeppelin y Cream, de la denominada invasión británica del rock & blues que se produjo a finales de los 60 y principios de los 70. La música tradicional americana fue recogida por jóvenes artistas ingleses que, adaptándola a la realidad de las nuevas generaciones y dotándola de una mayor fuerza y crudeza, engendraron obras magistrales.

Cuando este género era abordado por músicos de especial talento el éxito estaba asegurado. Con Free sucedió exactamente eso; cada uno de sus integrantes era excepcional en su trabajo. Paul Rodgers, una de las mejores voces que ha dado la historia del rock, dotó al grupo de una fuerza sin igual; Paul Kossoff entregó sus mejores años como guitarrista, ofreciendo incendiarios solos y riffs excepcionales de puro rock & blues; Andy Fraser sumó su destacada habilidad con el bajo y su gran juventud (al fundarse la banda tenía solo 15 años, aunque ya había trabajado junto al mítico John Mayall); y Simon Kirke su incansable energía con las baquetas.

Los inicios del grupo se remontan al año 1968, cuando Kossoff y Kirke abandonaron su anterior banda, Black Cat Bones, y descubrieron a Paul Rodgers cantando en un pub de rock & blues en Finsbury Park. Impresionados por la potente voz de carácter soul y los excéntricos movimientos del escuálido Rodgers, procuraron incorporarlo al nuevo grupo que pretendía formar. El fichaje del joven y talentoso Fraser acabó de dar forma a la banda.

El primero de sus discos fue Tons of Sobs, repleto de temas electrizantes que no cosecharon un gran éxito. La banda era extremadamente joven; incluso obviando al bajista, ninguno de sus integrantes alcanzaba los veinte años de edad. El segundo álbum de Free fue un disco homónimo que tampoco trascendió demasiado en el panorama musical, pese a incluir temas realmente destacados. Durante esa época la banda se estaba encontrando a sí misma, teloneando a grupos importantes como Blind Faith, y preparándose para alcanzar la cima del éxito.

Éste llegó mediante el LP Fire and Water, el mejor de los trabajos de Free y un auténtico clásico de la historia del rock que alcanzó el número 2 en las listas británicas y el 17 en las americanas. El disco posee un trabajo de producción mucho más depurado y contiene siete pistas excelentes, incluyendo la inmortal All Right Now, dotada de un pegadizo riff que ha hecho y sigue haciendo estragos en las radios de todo el mundo. Paul Rodgers domina ya su voz a la perfección y los sonidos que Kossoff arranca a su guitarra Gibson se presentan menos sucios pero con la misma energía que en discos anteriores. La composición de las canciones corrió a cargo de Fraser y Rodgers como era habitual.

Podemos afirmar que es un disco redondo de los pies a cabeza. Fire and Water, tema que abre el LP y da nombre al disco, es otro de los grandes éxitos de la banda. Le siguen canciones que mantienen un homogéneo nivel de calidad, tales como Oh I Wept o Remember, que ya aparecía entre los descartes del primero de sus discos bajo el nombre de Woman by the Sea. La cálida voz de Rodgers convierte la mayoría de los temas en melodías pegadizas que difícilmente podremos olvidar, como sucede en el caso de Mr. Big y Heavy Load. En general la tonalidad del disco es más relajada, sin que por ello los riffs de Kossoff y la batería de Kirke dejen de resultar inspiradores para el movimiento hard rock que acababa de iniciarse. La balada Don’t say you love me da nueva muestra de la aptitudes vocales de Rodgers y, finalmente, el disco cierra con el super hit All Right Now.

Dicha canción significó el salto a la fama para Free. A raíz de su popularización fueron contratados para actuar en el Festival de la Isla de Wight en el 70, donde ofrecieron un magistral actuación ante 600.000 personas y fueron una de las bandas más ovacionadas. Los años posteriores, sin embargo, depararían momentos difíciles. Surgieron tensiones en la banda y tras sacar al mercado algún trabajo más, acabaron separándose. Kossoff, con graves problemas de drogadicción que le consumirían con tan sólo 25 años, sacó un trabajo en solitario mientras Rodgers y Simon Kirke formaban el exitoso grupo Bad Company.

Todo ello no ha impedido que Free sea recordada como una de las mejores bandas de su época. Su música sigue simbolizando esos años dorados en los que los grupos británicos parecían querer apropiarse de las raíces bluseras, desembarcando en el continente americano para plantar cara a las bandas estadounidenses. Fire & Water es uno de los frutos de esa bendita competencia.

“Every single day I got a heartache coming my way.
I don’t wanna say goodby baby
but look at the tears in my eyes…”





Discover Free!

3 comentarios:

Nightmare dijo...

No está mal el blog, supongo que con tiempo se podrían hacer muchas cosas.
Nosotros también nos hemos montado uno. Estamos en rocklive.es

Nightmare dijo...

A veces resulta bastante complicado hablar de discos o movimientos musicales de hace 30 años. Pero creo que es importante que la gente más joven se entere de que todo esto fue una evolución y que todavía quedan muchas cosas por suceder en el hard rock.

Captain Ahab dijo...

A veces se ven muchos prejuicios respecto a la música cuando se habla de discos de hace varias décadas.. ¡Si es gente supiera realmente lo que se está perdiendo!