7 de agosto de 2008

The Offspring - Smash (1994)



PUNK ROCK EN ESTADO PURO

Probablemente este disco deba ser considerado, junto con Nevermind de Nirvana y Dookie de Green Day, como uno de los más influyentes en la década de los 90. Singles como Self Esteem o Come Out and Play quedaron firmemente arraigados en los adolescentes de la época debido a sus atractivas letras y pegadizas melodías. The Offspring siempre ha tenido esa capacidad innata para moldear el punk hasta convertirlo en un producto apto para el gran público. No obstante, esta habilidad le ha reportado duras críticas entre los puristas del género, quienes han tachado a la banda californiana de excesivamente “comercial”. Este último término es sumamente recurrente y peyorativo en círculos musicales alternativos, sin embargo, no debe estar obligatoriamente reñido con la calidad musical o el reconocimiento. Smash es un buen ejemplo de ello.

The Offspring apostó desde sus inicios por un punk rabioso y rotundamente californiano. De hecho la música de la banda ha sido el arquetipo de la música de la costa oeste durante muchos años; grupos posteriores para adolescentes han adoptado el género y exprimido su fórmula hasta la saciedad. Los dos discos previos a Smash, sin embargo, era algo más sucios en su producción y presentaban un grupo más sumergido en la escena punk americana. Después de varios cambios en algunos integrantes de la banda y de procurar hacerse un hueco en el panorama musical, The Offspring lanzó su tercer trabajo bajo el sello Epitaph y consiguió batir todos los récords imaginables.

Smash vendió más de 13 millones de copias, pulverizando las listas de éxitos y abriendo las puertas del punk rock a una nueva generación. El grunge imperante durante los últimos años quedó atrás y bandas como NOFX o Rancid tuvieron la oportunidad esperada. Además, The Offspring explotó el fenómeno MTV a la perfección: sus videoclips, con escasos medios técnicos, calaron hondo en los espectadores. La imagen de Dexter Holland (vocalista y guitarrista), que por aquel entonces lucía pelo largo y trenzado, acompañado por Noodles (guitarrista) fue bombardeada sin cesar por televisión. La juventud de la época captó el mensaje y respondió saqueando las tiendas de discos.

Musicalmente hablando, el LP con el que la banda de California dio el salto al estrellato es toda una lección de entrega, fuerza y solidez. Lejos de temas con mayor carácter pop como los contenidos en discos posteriores, Smash posee canciones pegadizas pero siempre aderezadas con un toque oscuro y furioso. El ejemplo más patente es Self Esteem, donde la poderosa voz de Dexter nos ofrece un auténtico himno de los 90. La verdad es que las canciones del álbum se han convertido en clásicos del punk rock del que han gozado también posteriores generaciones. Genocide o Come out and play siguen soportando magníficamente el paso del tiempo y su escucha nos continúa poniendo la piel de gallina. Algunos de sus pasajes revelan, además, una conciencia ante problemas sociales como las drogas, la violencia o la xenofobia que siguen patentes hoy en día.

Pese a que The Offspring no es precisamente una de las bandas de actitud más displicente en el panorama punk rock (recordar que Dexter fue un nerd que se graduó en secundaria con honores) su música contiene una rabia y una energía que se trasmiten fácilmente al oyente. Reflejo de todo ello es otro clásico de los californianos, Bad Habit, donde las voces furiosas del líder de la banda nos hablan de la peligrosa asociación entre armas y conducción. Dexter parece disfrutar también con temas de carácter eminentemente punk, donde la letra gira siempre entorno a la paranoia o a conductas agresivas. Es el caso de otras canciones como Beheaded, Burn it up o Special Delivery, recogidas en otros trabajos, y de Gotta Get Away, incluida en el propio Smash.

El coqueteo con el ska en el tema What happened to you?, genero que abordarían también en posteriores LP’s, y la canción It’ll be a long time, de furiosa sección rítmica y letras comprometidas, son otras piezas destacables.

Concluyendo, nos hallamos ante una joya de la pasada década que, como Nevermind, demostró la posibilidad de lograr un éxito vertiginoso partiendo de la nada. The Offspring cimentó con Smash una auténtica carrera musical que se prolonga hasta nuestros días. Recientemente la banda ha lanzado un nuevo trabajo, Rise and Fall, Rage and Grace en el que hallamos canciones pegadizas, baladas que parecen diseñadas para MTV y pistas enérgicas que recuerdan a las mejores etapas del grupo. En realidad, el tema Trust in You, por ejemplo, parece extraído del mismísimo Smash.

Evaluando la carrera del grupo cabe señalar que, si bien en sus últimos trabajos han adoptado un cariz más pop, los años no les han arrebatado esa poderosa energía que les caracterizaba. Ello nos invita a hacer un ejercicio de reflexión y librarnos de perjuicios absurdos. Si el término “comercial” significa diez años más de discos realmente notables, ¿qué hay de malo en ello?


“Hey man you know I’m really okay
The gun in my hand will tell yo uthe same
But when I’m in my car
Don’t give me no crap
Cause the slightest thing and I just might snap”


Come Out and Play (videoclip)

No hay comentarios: