21 de enero de 2009

Ten Years After - Undead (1968)



FUSIÓN DE BLUES & JAZZ

Escuchando los primeros discos de esta banda inglesa uno aprecia fácilmente que Alvin Lee es un guitarrista extraordinario. Su velocidad y capacidad de improvisación tienen difícil parangón en la escena blues rock de su época. Sin embargo, Ten Years After estaba compuesto por tres músicos más, Leo Lyons (bajo), Chick Churchill (teclado), Ric Lee (batería), que conjuntamente formaban uno de los combos más sorprendentes de la onda británica. Con la notable ausencia de Lee, el grupo sigue haciendo tours en nuestros días, hecho que habla de la total pasión y entrega que estos hombres sienten hacia la música.

Pero el panorama de aquel entonces, a finales de los 60, era muy diferente del que existe hoy en día. Cream y otras bandas importantes de origen británico habían popularizado el genero blues rock, motivando la aparición de un gran número de grupos. Ten Years After publicó un primer álbum bien acogido por la crítica pero que, según sus integrantes, no reflejaba correctamente la rabiosa fuerza de la banda en sus actuaciones en directo. Se puede decir que era una formación que había que degustar en los conciertos, y afirmo esto sin haber tenido ocasión, lamentablemente, de asistir a ninguno de aquellos recitales. Pero simplemente comparando Undead con el resto de los primeros discos en estudio, uno puede defender dicha teoría sin incurrir en grandes exageraciones.

Este álbum fue grabado en vivo en Klook’s Kleek, una famosa sala situada en el Railway Hotel de Hampstead, al norte de Londres, donde habían actuado otros grandes del blues británico como John Mayall o Fleetwood Mac. La grabación fue pensada para un lanzamiento exclusivamente en USA, con el fin de presentar a la banda en sus primeras actuaciones en Estados Unidos, pero tiempo después los productores optaron por publicarlo también en el Reino Unido, debido al gran éxito alcanzado por la banda.

Originalmente, el álbum sólo constaba de 5 pistas de 38 minutos de duración, entre las que se encontraba el gran éxito I’m Going Home, con el que la banda alcanzó la inmortalidad en el festival de Woodstock del 69. Se trata de una frenética canción donde Alvin Lee deja claro porque es un autoridad en lo que al manejo de las seis cuerdas se refiere. Una auténtica descarga de adrenalina que deja al oyente sin aliento. Difícil de explicar con palabras. Igual de increíble me parece la pieza I May Be Wrong but I Won’t Be Wrong Always, cuya fascinante mezcla de blues y jazz a alta velocidad define perfectamente los inicios de Ten Years After y justifica su especial valía en los directos. La capacidad de la banda para improvisar en largos pasajes instrumentales es quizá su sello más característico. Otro tema destacable es Spider In Your Web, balada del blues más auténtico que pone a prueba la interpretación de Alvin Lee.

La reedición digitalizada del disco en 2002 nos aportó varios temas nuevos de aquella inolvidable sesión además de un sonido mejorado. Cuatro tipos con talento divirtiéndose con aquello que mejor sabían hacer son responsables de uno de los directos más auténticos que he tenido ocasión de escuchar.


"Baby, baby, what's on your worried mind,
Baby, baby, what's on your worried mind,
Love you but I hate your hurtin' kind..."